A pesar de que aún no se conozca la fecha exacta en que será efectiva la unificación monetaria, se pueden contar los pasos dados hasta el momento, a un año del anuncio del inicio del proceso para eliminar la doble moneda en Cuba.

La unificación monetaria es uno de los objetivos principales de la actualización económica y seguramente el reto más complejo de las reformas económicas que el gobierno está llevando a cabo.

Desde su inicio se anunció que sería un proceso gradual y a pesar de que pudiera ser una ayuda a la economía de la isla, es sabido que no será la solución a todos los problemas.

Hasta el momento, algunos pasos se han dado, como por ejemplo la puesta en vigor de las nuevas normas financieras y contables para las empresas estatales y se autorizaron de forma experimental los pagos en pesos cubanos en algunas tiendas de venta en divisas, un modo de ir familiarizando a los cubanos a lo que pudiera ser en el futuro, pero las expectativas y las incertidumbres son tantas.

 El hecho que hasta el momento no se haya informado claramente cada uno de los pasos que conformarán el proceso de unificación es motivo de preocupación de la población, la cual se interroga, sobre todo en cuál será el tipo de cambio que regirá o como afectará al poder adquisitivo de la población.

No obstante, el gobierno cubano ha asegurado que la unificación monetaria no conllevará incrementos en los precios para la población y que la capacidad de compra no se verá afectada. Por su parte el BCC también ha insistido en que la eliminación de la dualidad monetaria no afectará el estado de las cuentas bancarias, que se convertirán a CUP de forma automática para proteger a los clientes.

comments powered by Disqus
^ Top