Cuantas veces hemos oído decir que “nosotros los cubanos si no llegamos nos pasamos”. Efectivamente somos tan exagerados que siempre llegamos a cualquiera de los extremos, no importa cual sea, el caso es que no nos gusta estar en el medio y para mantener nuestro buen prestigio en este sentido, bateamos un buen jonrrón con los precios impuestos a los autos, los cuales se supone deban comprar los cubanos.

Las reacciones que ha desatado la onírica (1) visión del listado de precios oficiales, ha sido indudablemente muy variada, saltar de la incredulidad a la indignación ha sido muy fácil.

Los cubanos “de afuera” seguramente se preguntarán cómo y cuándo, con el equivalente de 30 cuc de salario al mes, un cubano podrá llegar a comprarse un auto de uso al precio de 18,000 cuc (este es el más barato de la lista). Mientras que los cubanos “de adentro” se estarán devanando los cesos sacando cuentas para ver en cuánto tiempo pudieran llegar a comprarse al menos una pieza de uno de estos autos exageradamente caros, pues para llegar a comprarse uno entero se necesitan por lo menos 10 vidas.

Es una locura indescrivible que un auto Peugeot 508 cueste 263 185.50 cuc, es decir € 193 486.56 cuando los precios en Europa son 6 o 7 veces menos. En realidad con esta cifrona en Italia se puede comprar una Ferrari California.

Nadie está pidiendo que regalen los carros, pero nada más justo que los precios, por lo menos, se acerquen a la realidad. No es menos cierto que en ningún país del mundo, una persona sencilla puede permitirse el lujo de comprar cada año un auto, pero con un trabajo estable y haciendo algunos sacrificios en poco años se puede llegar a tener uno, quizás no el último modelo del año, tanto menos de las marcas o modelos más costosos, pero “Yes, We Can” al menos uno de uso con €1,500.00, con garantía y todo, se puede adquirir, cosa que en la vida prática de un cubano será imposible.

Foto tomada del portal italiano:

http://www.quattroruote.it/listino/ferrari/california/california-dct

(1)Significado de Onírico

Procede de un vocablo griego que puede traducirse como “ensueño”. Se trata de un adjetivo que se emplea para nombrar a lo que está vinculado al mundo de los sueños. Por ejemplo: “Ya he leído suficiente esta noche: voy a entregarme al universo onírico”, “Siempre anoto mis sueños así llevo un registro de mi actividad onírica (...).

Más allá de lo que específicamente transcurre durante un sueño, la noción de onírico también se utiliza para calificar a aquello que parece irreal (y, por lo tanto, que podría formar parte de una ensoñación): “El sol poniéndose en el mar y los delfines jugando en el agua crearon un paisaje oníric (....)

El onirismo, por otra parte, es un trastorno de la conciencia que lleva a una persona a perder su ubicación en el plano real, confundiendo fantasías similares a las oníricas con la realidad. En estos casos, el sujeto tiene alucinaciones que parecen propias del plano onírico y que lo llevan a mezclar la imaginación con lo real.

Cuando la alucinación visual es acompañada por otros trastornos sensoriales (como escuchar sonidos que no existen), se habla de un delirio onírico. Esto puede producirse por diversas causas, desde el uso de drogas hasta agotamiento, pasando por fiebre elevada o una infección.


Lee todo en: Definición de onírico - Qué es, Significado y Conceptohttp://definicion.de/onirico/#ixzz2puuF3Ltp

comments powered by Disqus
^ Top