Migración es el término general que se utiliza para definir todo desplazamiento de una población desde el lugar de origen hacia otro destino, que conlleva un cambio de residencia e implica la creaciόn de una nueva vida en un entorno político, econόmico y social diferente.

La migración de personas lleva implícito dos conceptos bien distintos que son: Emigraciόn e Inmigración.

Por Emigración se entiende la salida de personas de un país o región hacia otro país o región diverso de su origen y a pesar de que los motivos de la emigraciόn pudieran ser muy variados, la clave de todo se centra en la idea de que estableciendose en otro lugar, las perspectivas de vida, tanto en el aspecto econόmico, social o de cualquier otro tipo, pudieran mejorar o al menos se tiene la esperanza de un futuro mejor. Mientras que la Inmigración es la llegada a un país o regiόn de personas procedentes de otro país o lugar.

La migraciόn es un fenómeno que ha estado siempre presente a lo largo de la historia de la humanidad.

Las emigraciones más importantes han sido los desplazamientos de masas de seres humanos:

-          desde las zonas rurales hacia la ciudad, bien sea en países desarrollados o subdesarrollados, pues lo que los motivan son las mayores probabilidades que brindan las grandes ciudades en cuanto a ocupación laboral, variedad de servicios, etc.

-          de un país a otro, éste comporta un cambio más radical y  los motivos pueden abarcar contextos y situaciones muy diversas incluyendo desplazamientos forzados, asentamientos coloniales, esclavitud, invasiones, guerras, catástrofes naturales y cuestiones políticas. El motivo más actual y moderno es la emigraciόn de personas y familiares con propósitos económicos o sociales.

El impacto que la migración provoca en ambito social en los países de destino es considerable y no siempre positivo. Sociedades previamente homogéneas han experimentado cambios y han evolucionado hacia sociedades multiculturales complejas. En algunos países, el tema migratorio ha sido valorado como positivo, mientras que en otros ha sido y es hoy sujeto de amplios debates.

Véase el ejemplo de la influencia de la migraciόn de personas altamente calificadas en los mercados del mundo emergente. La repercusión es tanto positiva como negativa. Positiva para los países de origen pues se benefician de la transferencia de remesas y de las competencias adquiridas en el extranjero, a pesar de que es lamentable la pérdida de talentos. Mientras que los países de destino se benefician con la llegada de trabajadores calificados para satisfacer la creciente demanda, pero al mismo tiempo un exceso en la importación de competencias desalienta los sistemas nacionales a realizar inversiones en el ámbito de la capacitación, questión que va en contra de los intereses de la poblaciόn local.

Los migrantes que viven en una nueva sociedad, crean nuevos retos a los gobiernos en cuanto a la integraciόn. Surgen determinados problemas cuando se trata de grandes cantidades de personas y cuando se concentran en determinadas zonas geográficas, lo que pone a dura prueba las capacidades de las comunidades ya que deben facilitarles viviendas, servicios de educaciόn, de salud, etc.

Otro problema no menos importante es la diversidad cultural, lo cual puede crear serios contrastos con la población local creando conflictos de tipo étnicos y xenofobicos.

Actualmente los gobiernos enfrentan los retos crecientes de la migración cada vez más globalizada y es que la  migración abarca aspectos muy variados de la sociedad como el empleo, el desarrollo, la salud, la educación, la cultura, significa por tanto que encauzar las conductas migratoria se convierte en un imperativo, poniendo en función todos los niveles de gobiernos existentes en el país.

En el mundo hay 215 millones de migrantes, más de la mitad viven en países desarrollados. Estimas del 2009 indican unos 200 millones residentes fuera de su país de nacimiento, es decir el 3% de la población mundial. Entre ellos se encuentran trabajadores migrantes, inmigrantes permanentes, refugiados y demandantes de asilo político. Estos dos últimos, en el 2010, llegaron a ser 16,3 millones que corresponde al 8% de los emigrantes internacionales.

Son las regiones del Medio Oriente y del Norte de África  las que registraron el mayor porciento de refugiados y solicitantes de asilo con el 65% y un 20% del Asia meridional. Lógicamente, estos datos son un reflejo de la difícil situación de inestabilidad de los gobiernos africanos y las constantes guerras que crean inseguridad a las familias destruyendo la economía que es ya precaria, aumentando vertiginosamente los niveles de pobreza en millones de personas. A esto sύmense los 25 millones de personas desplazadas forsozamente de sus hogares debido a fenómenos naturales como son las sequías, desertificación, erosión de los suelos, accidentes industriales y otras causas medioambientales.

No hay un sólo Estado que se haya librado del fenómeno de la mobilidad humana.

Entre el 2005 y el 2010, Estados Unidos fue el principal destino de migración seguido de Rusia, Alemania, Arabia Saudita y Canadá. También en este período Europa registrό un repentino aumento del flujo de inmigrantes que llegaban de Europa Oriental, América Latina y el norte de África, sobre todo hacia España, Italia y Reino Unido.

A causa de la crisis económica y financiera que se registra en Europa desde hace algunos años, se está produciendo una inversiόn de tendencia particularmente importante, pues han comenzado a registrarse disminuciones en los flujos migratorios en todas las regiones. Muchos españoles se están trasladando hacia otros países europeos;  incluso inmigrantes, no solo africanos sino también latinoamericanos, están regresando a sus respectivos naciones.

Un fenόmeno similar está ocurriendo en Italia: jóvenes sin trabajo, profesionales y hasta obreros que pierden sus trabajos y con ello la ύnica posibilidad de subsistencia, prueban fortuna emigrando hacia Alemania o Inglaterra en busca de mejores condiciones de trabajo y de salario, pero no solo, la desesperaciόn ha llevado a muchas personas a emigrar hacia los países latinoamericanos menos desarrollados, donde los pocos ahorros de largos años de trabajo, insuficientes para vivir en Italia, son más que suficientes para vivir honestamente en los países pobres, lo que les permite crearse una nueva vida.

 

Pero todo esto es relativo, por cada europeo que migra en busca de fortuna, hay cientos de inmigrados que llegan en Europa, ya de hecho, privados de la fortuna.

Fuentes:

http://www.iom.int/jahia/webdav/site/myjahiasite/shared/shared/mainsite/microsites/IDM/sessions/86th/mgw_es.pdf

http://www.iecah.org/web/index.php?option=com_content&view=article&id=2146:18-de-diciembre-de-2012-la-migracion-humana-en-el-mundo-humanitario-&catid=15:articulos&Itemid=9

Fotos:

http://www.fotosimagenes.org/emigracion

 

comments powered by Disqus
^ Top