Cuba ha establecido un complicado sistema de escalas de pago, bonos y regulaciones para sus deportistas estrellas, en lo que claramente parece ser un esfuerzo para refrenar una ola de deserciones y para tal vez llevar de vuelta a la isla a sus glorias deportivas del pasado.

El nuevo sistema aprobado por el Consejo de Ministros el sábado pasado y detallado el viernes en el periódico Granma permitirá además a los atletas conservar una mayor parte del dinero de sus premios, y parece abrir la puerta a que más cubanos jueguen en el extranjero, aunque dio pocos detalles.

No quedó claro por el momento si el nuevo sistema afectaría a los deportistas cubanos que ya están jugando para equipos extranjeros, como es el caso de las casi dos docenas que juegan en las Grandes Ligas de Béisbol en Estados Unidos.

Lo que está claro es que los cambios aumentarán los pagos a los llamados atletas de “alto rendimiento,”quienes por lo general han ganado exiguos salarios de $20 a $30 al mes de empleos nominales en empresas del estado desde que Fidel Castro abolió el deporte profesional en la década de 1960.

El nuevo sistema, el cual reemplaza una serie de arreglos que varían de acuerdo al deporte, establece varias categorías uniformes, en base a los resultados en competencias, las cuales determinarán los ingresos mensuales y los bonos — todos sujetos a impuestos — así como el retiro y otros beneficios.

A los medallistas olímpicos se les pagará 1,500 pesos al mes, o sea, alrededor de $60, mientras que a los medallistas de los Juegos Panamericanos se les pagará l,200 pesos. Los participantes en la Serie Nacional de Béisbol y la selección nacional de béisbol recibirán 1,000 pesos al mes.

Además, sus respectivas organizaciones deportivas pagarán bonos por medalla durante el tiempo que los atletas estén activos en los equipos nacionales, desde 2,500 pesos por un oro olímpico hasta 300 pesos por un primer lugar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Y, aunque el gobierno ahora se embolsilla más del 80 por ciento del dinero de los premios ganados en competencias internacionales, el nuevo sistema garantiza el 80 por ciento a los atletas en los deportes principales, 15 por ciento a los entrenadores y 5 por ciento a especialistas tales como entrenadores físicos.

Los entrenadores y especialistas tanto activos como retirados también recibirán pagos aumentados, pero los mismos no excederán la mitad de su sueldo mensual actual, según el largo artículo del Granma. Los bonos que se pagan en la actualidad a los ganadores anteriores serán mantenidos.

Igualmente complicados son los aumentos de sueldo y los bonos para el béisbol, donde 5,000 pesos irán a los lanzadores iniciales que pitcheen por más de 120 innings y ganen más de 10 juegos en una temporada. El equipo que gane la serie nacional recibirá 65,000 pesos, o $2,600.

Granma reportó además que los principales deportistas tendrán “la posibilidad de contratarse en otros equipos en el exterior, protegido por el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) y las Federaciones Deportivas”.

El artículo agregó que los atletas con contratos en el extranjero tendrán que representar a Cuba en las competencias importantes, pero no dio detalles sobre qué deportes se permitirá o no que firmen contratos con equipos profesionales en el extranjero.

La mención del INDER, controlado por el gobierno, y el requisito de que todos los deportistas firmen contratos con sus respectivas federaciones deportivas, indicaron que el gobierno y no los atletas jugará el papel principal en toda negociación de contrato con equipos extranjeros.

Tres cubanos fueron contratados este año para jugar en la liga de béisbol de México, y ha habido reportes de que hasta dos docenas irán allí después del campeonato nacional de béisbol cubano este año. Un puñado de jugadores de voleibol fueron enviados bajo contrato a equipos europeos hace varios años.

Los cambios se pondrán en efecto en noviembre para el béisbol y en enero para el resto de los deportes, reportó Granma, pero el Consejo de Ministros estuvo de acuerdo en que esto era solo “el comienzo del camino”, y que luego considerarán más cambios y ajustes.

Granma reportó que el nuevo sistema estaba diseñado para “perfeccionar el deporte, generar fuentes de ingresos, buscar calidad y rigor en las competencias, incrementar los salarios de manera gradual y asegurar que cada cual reciba lo que le corresponde según su trabajo”.

Los equipos cubanos, que fueran potencias en las Olimpiadas y otras competencias internacionales, han tenido resultados sorprendentemente pobres en recientes torneos entre reportes de descontento dentro de la jerarquía de los deportes del país, así como un flujo constante de deserciones.

Entre las aproximadamente dos docenas de cubanos que juegan ahora para las grandes ligas de EEUU están Yasiel Puig, Yoenis Céspedes, Adeiny Hechevarría, Alexei Ramírez, Kendrys Morales, José Fernández y Yunel Escobar.

Funcionarios del béisbol cubano han aceptado el regreso de los jugadores de las Grandes Ligas de EEUU que salieron ilegalmente del país pero no desertaron de un equipo nacional durante un viaje al extranjero, escribió días atrás el habanero Daniel Palacios en la pagina Web Diario de Cuba.

Palacios añadió que Antonio Castro Soto del Valle, hijo de Fidel Castro y vicepresidente de la Federación Internacional de Béisbol, ha fomentado la idea en una charla con Yoenis Céspedes, quien juega para los Atléticos de Oakland.

 

http://www.elnuevoherald.com/2013/09/28/v-fullstory/1577411/cuba-establece-salarios-para-sus.html

comments powered by Disqus
^ Top