Un cubano del cual se habla mucho en estos días, Carlos Acosta, bailarín del Ballet Nacional de Cuba, ha sido nominado al Premio Goya como mejor actor revelación al interpretarse a sí mismo en la película “Yuli”, dirigida por la cineasta Iciar Bollaín, donde precisamente relata la vida del que es considerado el “dios negro del ballet cubano”.

Pero esto no todo, Acosta, conocido internazionalmente como bailarín y coreógrafo, muy apreciado en el Reino Unido donde reside (tan es así que el 2014 recibió de la reina Isabel II la medalla de Comendador de la Excelentísima Orden del Imperio Británico) ha sido nombrado el nuevo director del y tomará possesión del honorado cargo en enero 2020.

Acosta, hoy considerado uno de los mejores bailarines de su generación, es el undécimo hijo de una humilde familia del barrio habanero Los Pinos. Despuésde una adolescencia rebelde, se empeñó duramente debutando con solo 15 años en Cuba, para continuar una carrera de triunfos ya que actuó con grandes compañías de todo el mundo hasta convertirse en el 2003 en bailarín principal del Royal Ballet de Londres.

Hoy Carlos Acosta tiene 45 años de edad, los últimos tres retirado de los escenarios, pero ha mantenido su dinamismo y fuerza interior creando y dedicándose a su compañía “Acosta Danza”, fundada en 2015 para potenciar el talento de los jóvenes bailarines cubanos, además de dirigir la academia que abrió hace un año en La Habana, a través de la Carlos Acosta Internacional Dance Foundation, para brindar a bailarines de origen modesto la oportunidad de triunfar en la profesión.

Con información de:

https://www.elnuevoherald.com/entretenimiento/danza/article224569885.html

https://elpais.com/elpais/2018/04/24/eps/1524588425_407945.html

 

 

comments powered by Disqus
^ Top